Home

periodismo4

El titulo hace eco de la clásica división sarmientina, “Civilización o barbarie”, que parece atravesar toda la historia argentina y que hoy se actualiza en las denominaciones periodismo independiente o periodismo militante. Lo que sería el blanco y el negro de una profesión.

Manipulación, trampas y amarillismo a espuertas; mentiras, falsedades, plagios, precocinado de encuestas y apropiación de ideas y materiales ajenos como filosofía editorial; recursos a actos de la vida privada como el aborto para realzar el titular de una noticia sobre presunto nepotismo; guerra sucia sin cuartel y fuego de metralla difamatorio contra todo adversario –político y mediático– que no se pliegue a las reglas del juego; apelaciones a sacar la lupa para disparar contra los nuevos diputados; acusaciones falsas y repetidas mil veces de enaltecimiento del terrorismo a artistas y tuiteros por un concurso de chistes o por una función de títeres de cachiporra; linchamiento diario de cargos democráticamente elegidos mediante el uso intensivo del viejo género del asesinato de personaje; meses de editoriales, tertulias y columnas incendiarios sobre la supuesta y fantasiosa ruptura del pueblo argentino (La Grieta) para desviar la atención de aquello que la ciudadanía considera grave e importante (los despidos, multinacionales minera, sojeras, la corrupción, la desigualdad): silencios estruendosos sobre el saqueo, el despilfarro y el secuestro institucional cometidos por los viejos partidos ques e disfrazan de nuevos y progresistas; represión brutal de la opinión argumentada y de la disidencia; fervor por el pensamiento único; renuncia a las mínimas reglas de deontología en todos los soportes; profusión de vídeos y seudonoticias estúpidas para captar visitas y anunciantes; censura, castigos y despidos de los periodistas más incómodos y valientes; insultos y descalificaciones continuas contra las mujeres en general y las víctimas del terrorismo machista en particular; opacos pactos de silencio, omertá y publirreportajes para seguir gozando de los favores de las empresas públicas y concertadas que subvencionan a unos medios que, pese a todo lo anterior, o quizá por ello, no dejan de perder lectores y presumen ya de tener usuarios, es decir clics, es decir HUMO.

Se hace indispensable que la ciudadania tenga la posibilidad de acceder a informacion libre, transparente y honesta, que esta ciudadania tenga el coraje de transmitirla y compartirla ,sabiendo que el precio a pagar es el boicot que las instituciones públicas y privadas propinan a las personas que no aceptan la manipulacion a la cual viene sometido, y lograr mantenerse fieles a los principios de servicio público, independencia y libertad.

Y seremos siempre una alternativa radical e insobornable a aquellos que olvidan todo principio ético y se permiten no solo insultar la inteligencia de sus lectores montando falsos escándalos y publicando titulares abyectos, sino también robar el trabajo de otros profesionales y apropiarse de él haciéndolo pasar por suyo.

Son tiempos miserables porque muchos medios están hoy en manos de amos miserables, y porque la cadena de mando es tóxica por naturaleza. Pero estos tiempos pasarán, y de hecho ya están pasando: Internet ofrece hoy muchas alternativas periodísticas estupendas al monoteísmo neoconservador.

periodista2

Los buenos y los malos, de acuerdo a la poderosa división de los representantes del establishment.

Describamos los dos bandos. Empecemos por los malos, los que insultan, editan, tergiversan, utilizan métodos stalinistas, agravian, son fascistas, goebelianos y parecen hordas hitlerianas. Estos son los bárbaros, los que desde los medios defendan las principales acciones de la administracion anterior y que ahora excluidos, con marcada habilidad deshilachan las contradicciones de la actual gobierno y revelan de manera indiscutible las operaciones miserables que llevan adelante y cada vez menos convincentes de la prensa blanca.

Y el otro bando, autodenominados los buenos es el de los periodistas civilizadores, independientes, ascépticos, republicanos, objetivos, iluminados por la revelación de la verdad, heróicos defensores de la libertad de prensa cuando no está amenazada, pero cómplices de las censuras dictatoriales y predicadores obedientes de los poderes perpetuos. Lo único que pretenden con su accionar fabulario es destruir la cohesion social, destruir el sentir nacional , su industria, su independencia economica, para suplantarlo por el que anteriormente los enriqueció, dejando a la mayor parte de los habitantes de nuestro país casi al borde de la extinción.

Los diarios Página/12 y La Nación podrian considerarse la expresión de los dos extremos ideológicos y que con la lectura de ambos uno podía realizar una síntesis más o menos sólida sobre los hechos y sus posibles interpretaciones. Ese ejercicio era factible hace algunos años, no ahora. Uno de ellos ha perdido absolutamente su credibilidad, abandonando totalmente el contacto con cualquier realidad. El diario La Nación –al igual que su primo hermano Clarín- presenta el relato de una realidad deseada, del recuerdo ensoñador de un pasado que se resiste a volver, cuentan en sus páginas una pesadilla inexistente. El diario La Nación ya no es lo que era, esa “tribuna de pensamiento” liberal pero honesta. Desde hace más de treinta años se convirtió en cómplice y eso ensucia.

Algunos piensan que esta manipulación del caso es el inicio de una seguidilla. Creo que éste es su último intento porque más bajo no pueden caer. Después del fango, no hay nada que ensucie más. No pueden quedar más en evidencia sus perversas intenciones.

Ahora es el público el que debe tomar protagonismo, el que debe comprometerse con la información que más contribuya en la construcción del universo simbólico y colectivo.

Adaptacion de texto: Fuente CTXT y Apuntesdiscontinuos

Ernesto Oscar

Enlace corto al post: http://wp.me/p7eRFW-k

Un pensamiento en “Periodismo o Barbarie.

  1. Reblogueó esto en aletheiay comentado:

    Se hace indispensable que la ciudadania tenga la posibilidad de acceder a informacion libre, transparente y honesta, que esta ciudadania tenga el coraje de transmitirla y compartirla ,sabiendo que el precio a pagar es el boicot que las instituciones públicas y privadas propinan a las personas que no aceptan la manipulacion a la cual viene sometido, y lograr mantenerse fieles a los principios de servicio público, independencia y libertad.

    Me gusta

Tu opinion vale

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s